alojaaquituweb.es

Pilares del Marco de arquitectura de Azure

AZURE CLOUND

Spread the love

Impactos: 12

Pilares del Marco de arquitectura de Azure

La nube ha cambiado la manera en que las organizaciones solucionan sus retos empresariales y en que se diseñan los sistemas y las aplicaciones. El papel de un arquitecto de soluciones no es solo ofrecer valor empresarial por medio de los requisitos funcionales de la aplicación. También consiste en garantizar que la solución se diseñe de maneras escalables, resistentes, eficientes y seguras.

La arquitectura de la solución tiene que ver con el planeamiento, el diseño, la implementación y la mejora continua de un sistema tecnológico. La arquitectura de un sistema debe equilibrar y alinear los requisitos empresariales con las capacidades técnicas necesarias para ejecutar esos requisitos. La arquitectura final es un equilibrio de riesgo, costo y capacidad en todo el sistema y sus componentes.

Marco de arquitectura de Azure

El Marco de arquitectura de Azure es un conjunto de principios que orientan a la hora de compilar soluciones de alta calidad en Azure. No existe un enfoque que sirva a todos a la hora de diseñar una arquitectura, pero hay algunos conceptos universales que se aplican independientemente de la arquitectura, la tecnología o el proveedor de nube.

Estos conceptos no son integrales. Pero centrarse en ellos ayuda a compilar una base confiable, segura y flexible para la aplicación.

El Marco de arquitectura de Azure consta de cinco pilares:

Optimización de costos

Se recomienda diseñar el entorno en la nube de forma que sea rentable para las operaciones y el desarrollo. Identifique la ineficacia y el desperdicio en el gasto en la nube para garantizar que el dinero se invierta en aquello a lo que se puede sacar más partido.

Excelencia operativa

Si se aprovechan los procedimientos de desarrollo modernos, como DevOps, se pueden habilitar ciclos de desarrollo e implementación más rápidos. Debe disponer de una buena arquitectura de supervisión para poder detectar errores y problemas antes de que se produzcan o, como mínimo, antes de que los clientes los detecten. La automatización es un aspecto clave de este pilar para eliminar la varianza y el error a la vez que se aumenta la agilidad operativa.

Eficacia del rendimiento

Para que una arquitectura funcione bien y sea escalable, debe ajustar adecuadamente la capacidad de los recursos a la demanda. Tradicionalmente, las arquitecturas en la nube logran este equilibrio mediante el escalado dinámico de aplicaciones en función de la actividad de la aplicación. La demanda de servicios cambia, por lo que es importante que la arquitectura pueda ajustarse a ella. Si diseña la arquitectura teniendo en cuenta el rendimiento y la escalabilidad, proporciona una excelente experiencia a los clientes y a la vez obtiene rentabilidad.

Confiabilidad

El mayor temor de un arquitecto es que la arquitectura quede fuera de servicio y no haya forma de recuperarla. Un entorno en la nube satisfactorio está diseñado de manera que se anticipa a los errores en todos los niveles. Parte de la anticipación a los errores consiste en diseñar un sistema que se pueda recuperar tras un error en el plazo de tiempo requerido por las partes interesadas y los clientes.

Seguridad

Los datos son el elemento más valioso de la superficie técnica de la organización. En este pilar, la prioridad es proteger el acceso a la arquitectura mediante la autenticación y proteger la aplicación y los datos frente a vulnerabilidades de la red. La integridad de los datos también debe protegerse con herramientas como el cifrado.

Debe pensar en la seguridad a lo largo de todo el ciclo de vida de la aplicación, desde el diseño y la implementación al lanzamiento y las operaciones. La nube proporciona medidas de protección frente a diversas amenazas, como la intrusión de red y los ataques DDoS. Pero sigue siendo necesario integrar la seguridad en la aplicación, los procesos y la cultura de la organización.

Principios generales de diseño

Además de cada uno de estos pilares, hay algunos principios de diseño sistemáticos que se deben tener en cuenta en la arquitectura.

Responsabilidad compartida

El paso a la nube presenta un modelo de responsabilidad compartida. En este modelo, el proveedor de nube administra determinados aspectos de la aplicación y deja al usuario la responsabilidad restante.

En un entorno local, el usuario es responsable de todo. A medida que pasa a una infraestructura como servicio (IaaS), luego a plataforma como servicio (PaaS) y a software como servicio (SaaS), el proveedor de nube asume más parte de esta responsabilidad.

Esta responsabilidad compartida juega un papel en la decisiones de arquitectura, ya que estas pueden tener implicaciones en los costos, la seguridad y las capacidades técnicas y operativas de la aplicación. Al trasladar estas responsabilidades al proveedor, puede centrarse en aportar valor a la empresa y desentenderse de las actividades que no sean una función empresarial esencial.

Opciones de diseño

En una arquitectura ideal, se compilaría el entorno de más seguridad, rendimiento, disponibilidad y eficacia posible. Pero al igual que con todo, hay ventajas e inconvenientes.

Al compilar una arquitectura de Azure, hay que tener en cuenta muchas consideraciones. Se recomienda que la arquitectura sea segura, escalable, disponible y recuperable. Para hacerlo posible, tiene que tomar decisiones basadas en el costo, las prioridades de la organización y el riesgo.

Crear un entorno con el nivel más alto en todos estos aspectos tiene un costo. Ese costo puede ser en forma de dinero, tiempo necesario para entregar o agilidad operativa. Cada organización tiene diferentes prioridades que repercuten en las opciones de diseño que se adoptan en cada pilar. Al diseñar la arquitectura, es necesario determinar qué ventajas y desventajas son aceptables y cuáles no.

COMPÁRTELO Y DA LIKE

AZURE
Salir de la versión móvil